Windesign

¿Cómo escoger talla del casco de moto?

Uno de los errores más habituales entre los motoristas, es comprarse un casco de moto de la talla incorrecta. Y es que la gran mayoría de conductores valoran la comodidad por encima de la seguridad, lo que les lleva a escoger tallas de cascos de motos más grandes de lo que deberían.

Varios motoristas, ya sea por comodidad o porque están mal informados, optan por escoger cascos en los que sean capaces de introducir un dedo entre el acolchado del propio casco y la mejilla. Algo que no sólo es erróneo, sino también peligroso, ya que es fundamental que el casco esté perfectamente apretado.

De lo contrario, el casco tenderá a moverse en exceso, hasta el punto de levantarse cuando alcanzamos velocidades elevadas, llegando incluso a salirse en caso de impacto, por muy bien que lo llevemos abrochado. De hecho, si el casco es grande y no se ajusta a tu tamaño, podría llegar a romperse la correa.

Además, un casco demasiado grande, podría producirnos lesiones tanto en la cabeza, como en la mandíbula, la nariz o el cuello, sin ni siquiera tener un accidente. Por todo ello, las tallas de cascos de motos no es un tema que deba tomarse a la ligera, sino que se le debe presta la atención que se merece, puesto que se convierte en nuestro mejor aliado cuando circulamos sobre dos ruedas.

‎¿Cómo saber la talla de casco de moto adecuada?

Al igual que no todos los zapatos, camisas o pantalones son iguales, los cascos de moto tampoco. Esto significa que, aunque un casco de una marca concreta en la talla M, te quede perfecto, otro casco de la misma talla, pero de diferente marca podría quedarte grande o pequeño. Por ello, es importante que siempre, antes de comprarte un casco, te lo pruebes y te asegures de que es la talla adecuada.

Al escoger tallas de cascos de motos, lo primero que debes hacer es medir el contorno craneal, utilizando una cinta métrica (la que usan los sastres) que gire alrededor de tu cabeza, a una altura de unos dos centímetros por encima de las cejas, aproximadamente. Normalmente las tiendas de cascos suelen tener una disponible.

Una vez conozcas la medida exacta de tu cabeza, deberás escoger la talla del casco en base a la tabla de equivalencias que a continuación te mostramos. En caso de que el contorno de tu cabeza coincida entra dos tallas diferentes, escoge siempre la inferior.

Cuando te hayas puesto el casco, llévalo durante unos 20 segundos, y comprueba que no te queda holgado, pero que tampoco te aprieta en exceso, ya que de lo contrario te podría provocar dolores de cabeza, además de no protegerte debidamente el mentón ni la nuca.

Por último, abróchate el casco para comprobar que cierra perfectamente. Si cierra bien y no te produce ninguna molestia, FELICITACIONES, ¡has encontrado tu casco!

Carro de compras Cerrar